12ª Frase. Relatos en cadena. ¡Vinilustrando!

 Ya se las apañarían para pagar las facturas.”
 

Ahora era lo que menos les importaba. Se oía el susurro del mar. Tumbados al sol mis padres me miraban, sin perderme de vista, en calma. Las semanas anteriores habían dejado huella en sus fuerzas pero estaban serenos.

El agua bailaba alrededor mío mientras los pies se hundían por el ir y venir de las olas. Un pequeño pez jugaba a mí alrededor. Yo seguía quieta para no molestarle quería que nadara tranquilo sin notar mi presencia. El mar le acoge y le cuida, libre nada, feliz y sin miedos.

Continuará…

diseño vinilo decorativo dedicado al "pescaito"
Vinilo al corte y de impresión.

Estos días atrás hemos vivido todos y todas la historia del pequeño Gabriel. Una historia que la hemos sentido desde todas partes, yo vivo en Valladolid pero desde cualquier lugar de España hemos  sentido cerca y hemos sido partícipes de cada momento. La esperanza, la desesperación, la angustia y por último la impotencia, rabia y tristeza. La semana pasada vivimos un día histórico con la reivindicación del “Día Internacional de la Mujer” y nos sorprendimos de la cantidad de gente que se movió y salió a la calle por la causa. Pues gracias a Gabriel vivimos otro gran movimiento, el movimiento de la solidaridad, del apoyo. Como el movimiento de las olas del mar nos abarcó a todos aunque estuviéramos lejos.

El ser humano nos demuestra que puede ser horrible, despiadado pero al mismo tiempo y por suerte nos sorprende en los peores momentos para tirar hacia adelante. La madre nos pide que no nos inundemos de rabia, que nos quedemos con lo que este pequeño “pescaito” ha conseguido hacer. Nos ha hecho nadar a todos juntos, coger aire para poder seguir a flote y nadar y nadar unidos en su búsqueda. Un gran mar de gente y un gran mar de solidaridad en el que siempre estará este pequeño “pescaito”.

El microrrelato de esta semana está dedicado e inspirado en esta sensación que tengo en mi cuerpo. Enlazando con la trayectoria que lleva la historia encadenada se une este gesto hacia un niño que nos ha conquistado y se ha hecho un hueco en cada uno de nosotros.

Sin más palabras, porque en esta ocasión no hay más palabras.

¡Ánimo!

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar