“Date el pego” de revuelta

¡Hola! ¿Qué tal? Cuanto tiempo sin decirte nada ¿Verdad? Desde mi última publicación han pasado algunas cosas que me han hecho modificar mi ritmo y que me gustaría contarte y reflexionar juntos.

Mi familia ha crecido, un pequeñajo ha venido a completar nuestro proyecto personal de 3 que habíamos creado. El tiempo se reduce cuando llega un bebé, las horas parecen minutos y los días, horas. Organizarse es una aptitud que una persona, madre o padre, potencia con este nuevo proyecto que se embarca. No es un parón en tu vida laboral, es un aprendizaje forzoso para dotes como la constancia, la dedicación, la paciencia, el esfuerzo, el trabajo, la disciplina, la responsabilidad e incluso la creatividad.

Había un anuncio que explica a la perfección esta situación, hace tiempo que lo ví y seguro que también lo has visto pero quiero que lo vuelvas a ver y recuerdes su mensaje.

Mensaje que toda empresa, empresario o persona de recursos humanos debe tener en cuenta a la hora de entrevistar o decantarse por alguien, y digo alguien porque no quiero hacer distinción. Las aptitudes en algunos casos recaen más en uno que en otro según el horario laboral de dichos padres, y el tipo de familia, ya que estas unidades familiares ya no son sota, caballo y rey, hay una diversidad en la sociedad donde todos tenemos la misma situación, nos enfrentamos a las mismas noches sin dormir, las mismas tareas domésticas, las mismas circunstancias ante la combinación de trabajo y vida familiar. Por eso, quiero y creo que hay que hacer hincapié en que la conciliación familiar no es un camino fácil, es muy complicado y personalmente creo que hay mucho trabajo por hacer en este ámbito todavía.

Mi pequeño va a hacer 11 meses y mi niña 5 años en breve y mi proyecto laboral comenzó con mi hija, justo cuando ella llegó. Los años van pasando y mi vida laboral junto a ellos, eso es lo que quiero, poder unir, encajar y llevar ambos proyectos al mismo tiempo. Cada uno tiene su hueco y su espacio y en ello estoy trabajando. Este año ha supuesto la adaptación y reflexión de mi nueva situación y ahora que está todo encauzado quiero volver a estar contigo, a escribirte, a contarte mis reflexiones, a mostrarte mis inquietudes y ahora a presentarte al nuevo “Date el pego”. Un date el pego con más fuerza y más representativo de mí que nunca, mucho más personal y adaptable. Por eso, he querido dar una vuelta a mi diseño de logo, a mi marca. Una pequeña vuelta, pero muy significativa para mí, tengo ganas, energía y mucha ilusión por mi proyecto laboral, que vaya creciendo día a día y se haga cada vez más fuerte. Si lo piensas, te das cuenta que lo que buscamos en nuestros proyectos profesionales es lo mismo que en los personales y familiares, que crezcan, que sean felices, que tengan futuro, …  

He estado pensando cómo enfocarme más en la marca y mostrar mi adaptabilidad a las necesidades de las empresas, agencias, estudios que requieran mi trabajo. Un rediseño de logotipo adaptable a cualquier formato, versión horizontal y vertical con símbolos que representen la marca de forma independiente que puedan variar y dar movimiento y frescura a mi imagen junto con un cambio tipográfico y de colores.

rediseño marca date

Aquí quiero pararme un poquito más a explicar porque este color azul. Ha sido una decisión estudiada y pensada en adaptar el logo a cada año, a cada situación o necesidad global que se esté viviendo así no perderá frescura y actualidad. “Classic Blue”, es mi elegido, Pantone ha declarado que va a ser el color del año que está por comenzar.

Un color reconfortable, reflexivo y que fomenta la resiliencia, que es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a las situaciones adversas. Este color es elegido para este año por la situación que presenta nuestra era como la crisis medioambiental en la que estamos inmersos y que está en manos de todos y cada uno de nosotros de poner de una vez nuestro grano de arena para frenar la situación. No hay un planeta “B” por lo que debemos cuidar el que tenemos pensando y teniendo claro que no es infinito, sino que debemos usarlo, vivirlo, disfrutarlo y dejarlo lo mejor posible para que nuestros hijos y nietos puedan seguir creciendo en él. Nos lo hemos encontrado, no podemos destrozarlo, no es nuestro, es para todos, los que están y los que vendrán. Este color esconde un mensaje de concienciación sobre el fondo marino tan dañado y necesario para este nuestro planeta. Pero, aunque es un tono que puede representar a la tristeza también es el color de los sueños y el reflejo de los jóvenes, de nuestro futuro y ahí es donde muestra la confianza y la fe que tenemos que tener. Hay que trabajar, actuar y ponerse manos a la obra todo me encaja con mi situación actual profesional, debido a esto no quiero perder esa pequeña línea que me una a mis inicios y ese es el tono rojo de Date el pego, con él se potencia la fuerza, la pasión y energía para afrontar este nuevo arranque profesional y este nuevo año 2020.

Espero te guste el cambio y en breve seguiré escribiendo, dando luz verde a nuevos proyectos e ideas.

Que las navidades sean un momento de tranquilidad y de reflexión para que el nuevo año comience con todas nuestras fuerzas. ¡Disfruta!

Un saludo.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar